Seleccionar página

Últimamente he tenido el placer de acompañar a mi buena amiga Anyta Madrazo en alguna de sus sesiones de autorretrato. Me encanta la fotografía, pero sobre todo me gusta el trabajo que hay detrás de las cosas; el que no se ve. Y por eso no he podido resistir la tentación de hacer un pequeño making-of de su última foto, “Pasar página“, que es la foto que encabeza este post. Podéis ver el vídeo al final ya que claro, tampoco podía resistirme a la idea de compartir con vosotros unas pequeñas reflexiones.

Tenemos que atrevernos más. Ya lo he dicho en varias ocasiones pero es que no hay nada que me de más rabia que una idea que muere sin haber sido tan siquiera intentada. Tenemos la imaginación oxidada por represión. A todos se nos ocurren cosas geniales pero muy pocos son los que se atreven a materializarlas.

Creo que somos cada vez más esclavos de la recompensa a corto plazo. Es increíble, lo sé, yo también la he probado. Pero nos limita demasiado. Para hacer esta foto quedamos a las 9.30 de la mañana y no paramos hasta las 17.00 de la tarde. Pero eso no fue lo más difícil. Lo más difícil lo hizo mi amiga Anyta cuando unos días antes se le pasó esa idea por la cabeza y, aún sabiendo que era algo que no podría hacer inmediatamente y que le costaría bastante trabajo, decidió llevarla a cabo.

Lo difícil no es tener ideas, si no llevarlas a cabo. Es fácil abrazarse a cualquiera de las mil excusas que se nos pasan por la cabeza en cuanto algo no puede hacerse en el momento y sin demasiado esfuerzo. Que le vamos a hacer, nuestro querido cerebro es así, vaguete, de bajo consumo. Sin embargo, cuando nos atrevemos a llevarle la contraria conseguimos cosas que pensábamos fuera de nuestras posibilidades y la recompensa es increíblemente mayor. Y no por el resultado, si no porque la recompensa de hacer cosas dura el camino entero.

Tenemos que abandonar de una vez por todas el mundo de las excusas y reducir nuestro consumo de placer a corto plazo. Tenemos que desterrar la idea de talento innato y dar la importancia que se merece al esfuerzo, al trabajo. Tenemos que soñar más. Y hacer realidad más sueños. Tenemos que atrevernos más.

Os dejo ya con el making-of, “Historia de una foto”, que podría resumirse así

Ves cosas y dices: ¿por qué? Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo: ¿por qué no?
George Bernard Shaw

 

 

No quería terminar sin dar las gracias a los amigos de ColmeEco Agricultura Ecológica por dejarnos utilizar sus instalaciones, a las ovejas que nos prestaron amablemente su bañera y nos acompañaron durante la sesión, y por supuesto a mi querida amiga Anyta Madrazo por atreverse, y por dejarme contarlo ;)