Seleccionar página

La técnica del salmón

Muchos sabréis (podéis leer algo más aquí) que los salmones son anádromos. Y tal y como explican en el link anterior eso significa que nacen en aguas dulces, migran al océano y vuelven a las aguas dulces para procrear. Se les atribuye la capacidad de volver al mismo sitio donde nacieron para reproducirse y los estudios recientes muestran que al menos un 90% de los salmones que remontan una corriente nacieron en ella. No se sabe cómo se orientan, pero puede que su fino sentido del olfato reconozca la química de su río natal.

¿Habéis visto alguna vez un vídeo de salmones remontando un río? Es impresionante, y si nunca lo habéis visto os recomiendo una búsqueda rápida en youtube ;)

Tienen que saltar para remontar las pequeñas (y a veces no tan pequeñas) cascadas, y muchos nunca lo consiguen. Algunos lo consiguen después de muchos intentos. Y además, supongo que entre otros muchos peligros (no soy precisamente experto en salmones), corren el peligro de ser devorados por un oso. ¿Por qué lo hacen?

¿En qué te gustaría trabajar?

Permíteme que empiece con una pregunta que quizá te incomode, ¿por qué no lo estás haciendo ya?

Creo que el problema está en la pregunta, concretamente en la última palabra: trabajar. Mucha gente no está trabajando en lo que quiere porque no sabe cómo ganar dinero haciéndolo. O no el suficiente. ¿Qué sucedería si cambiamos esa última palabra? Por ejemplo, déjame que te pregunte ¿qué te gustaría ser? Empieza a ser más fácil, ¿verdad? Pero si hay una reflexión que tengo grabada a fuego en la cabeza es la siguiente: “la gente es lo que hace, lo que dice es lo que le gustaría ser”, así que haré un último cambio y empezamos: ¿qué te gustaría hacer?

Así a lo tonto, cambiando un par de veces una sola palabra, hemos cambiado radicalmente nuestras posibilidades sobre nuestro objetivo. ¿No te lo crees? Tenemos un concepto curioso -y bastante alejado de la ciencia- sobre el trabajo. Según la wikipédia, “en mecánica clásica, se dice que una fuerza realiza trabajo cuando altera el estado de movimiento de un cuerpo”. Yo no veo por ningún lado que el cuerpo le pague ningún dinero a la fuerza, ¿y tú?

El problema es que hemos creado un vínculo demasiado fuerte entre trabajar y ganar dinero cuando, en mi humilde opinión, este vínculo no es tan fuerte. O al menos no existe una correlación directa. Si bien son dos elementos que siempre van acompañados, no siempre que trabajamos más ganamos más dinero. No ganamos más dinero cuando trabajamos más, ganamos más dinero cuando trabajamos mejor, y para eso hace falta experiencia, práctica, aprendizaje, y nada de esto es posible sin pasar a la acción.