Seleccionar página

Economía del comportamiento

Hace ya varios años que conocí, gracias al vídeo que os dejo al final del post, a una de las personas que más me hizo replantearme la toma de decisiones; el gran Dan Ariely. Nunca me ha apasionado la economía, pero si la juntas con las emociones entonces la cosa cambia. La economía conductual o economía del comportamiento es el análisis de la toma de decisiones económicas aplicando tendencias cognitivas y emocionales tanto humanas como sociales. Simplificando un poco, como influyen nuestras emociones en las decisiones económicas que tomamos. Y en las no económicas también ;)

Me gustó tanto este vídeo que nada más terminar de verlo fui corriendo a comprarme su primer libro “Las trampas del deseo”. Sin duda es un libro que recomiendo ya que te servirá para conocerte mucho mejor y mejorar tu toma de decisiones. Quizá incluso llegues a cuestionarte eso del libre albedrío… no suena mal, ¿verdad?. Personalmente es un libro que he regalado y recomendado en varias ocasiones durante los últimos años, así que échale un vistazo al vídeo y si te gusta ya sabes por donde seguir ;) ¿A quién no le gusta saber qué le influye a la hora de tomar decisiones? ar decisiones?

Problemas al generar nuevos hábitos

A nuestro querido cerebro le gustan los hábitos. Energéticamente hablando son bastante baratos y ya sabemos que nuestro cerebro es un gran ahorrador. El problema es que generar nuevos hábitos implica un cambio, y los cambios no le gustan tanto. Ni son tan baratos.

Todavía estamos lejos de empezar un nuevo año y hacer todos esos planes y promesas que harán que nuestra vida mejore. ¡Año nuevo vida nueva! Sin embargo estoy seguro que muchos de esos planes del año pasado hace ya tiempo que cayeron en el olvido. ¿Por qué nos pasa esto? ¿Qué hace tan difícil generar un nuevo hábito? Seguro que hay más, pero aquí os dejo una lista de algunos obstáculos con los que nos solemos encontrar a la hora de generar un nuevo hábito.

Pérdida de motivación

Empezar un nuevo hábito es bastante sencillo. ¡Estamos motivadísimos! La idea de cambiar y ser mejores nos gusta tanto que nos da la fuerza necesaria para empezar una nueva dieta, un plan de entrenamiento o dejar de fumar. El problema es que a los pocos días de empezar esa motivación se va viniendo abajo. La realidad supera la ficción y no es tan bonita como habíamos imaginado, así que abandonamos antes de poder obtener la recompensa.

Prioriza y empieza

¿Sabías que al cerebro no le gusta dejar cosas a medias? Seguro que has jugado, o al menos has oído hablar del Tetris. Uno de los juegos más simples y absurdos (no tiene ninguna finalidad mas que ordenar piezas sin fin), y también de los más adictivos de la historia. Pues parte de su éxito se basa en la necesidad del cerebro de terminar tareas.

El Efecto Zeigarnik define la tendencia a recordar tareas inacabadas o interrumpidas con mayor facilidad que las que han sido completadas. La psicóloga Bliuma Zeigarnik se interesó por este fenómeno al observar cómo un camarero era capaz de recordar fácilmente una larga lista de pedidos pendientes, y sin embargo, difícilmente recordaba los platos que acaba de servir.

Para realizar dicho estudio tomó cierto grupo de sujetos que debían efectuar una serie de 18 a 21 tareas sucesivas (enigmas, problemas de aritmética, tareas manuales…). La mitad de esas tareas eran interrumpidas antes de que los individuos pudieran acabarlas. Eran precisamente las tareas interrumpidas y estructuradas las que los sujetos evocaban después con más fuerza. Las tareas de características inestructuradas se perdían a menudo sin dejar huella en la memoria.

Este efecto se basa en las motivaciones de terminación.