Seleccionar página

Tenemos que atrevernos más. Tenemos que enamorarnos de la incertidumbre y casarnos con la confianza. El objetivo del ser humano como especie es la supervivencia, pero como individuos de una sociedad avanzada como la nuestra tenemos otros objetivos muy diferentes. Busca lo que de sentido a tu vida y agárrate a ello como si de tu vida misma se tratase. Al fin y al cabo, al menos en teoría, solo se vive una vez. ¡Atrévete!

Atrévete a intentarlo.
Si quieres algo tienes que atreverte. Perdemos oportunidades a diario por no atrevernos, pero nuestro cerebro es tan “listo” que ha aprendido a defenderse de la ansiedad que puede generar una afirmación así distorsionando la realidad y/o desviando nuestra atención hacía sitios “menos dañinos”. No vemos lo que nos hace daño hasta que resulta demasiado evidente, un mecanismo de defensa cortoplacista más que no está adaptado todavía al ritmo de vida actual. A todos se nos pasan millones de ideas por la cabeza pero pocas veces conseguimos reunir las fuerzas necesarias para ponerlas en marcha. ¿Cuál es el motivo?

Atrévete a fallar.
Todos lo hacemos, todos fallamos en incontables ocasiones. Y aunque muy pocos de esos “errores” sean realmente críticos, la trascendencia que les otorgamos cuando todavía no han sucedido es tan grande que casi siempre nos paraliza. Fallar es bueno, y si bien no es necesario desde un punto de vista meramente teórico, es evidentemente real en lo práctico. Deja de ver los fallos como algo malo y empieza a verlos como una ayuda para conseguir lo que te propongas. Atrévete, equivócate, y disfruta haciéndolo. Pero para hacer realidad un sueño hace falta algo más.

Atrévete a conseguirlo.
El último atrévete, el más difícil. Atreverse a intentarlo y atreverse a fallar no nos llevarán hasta el éxito hasta que no nos atrevamos a conseguirlo. Suena raro, lo sé, pero estoy cansado de verlo (y, todavía en algunas ocasiones, de sentirlo). No nos atrevemos a conseguirlo, no somos capaces de visualizarnos a nosotros mismos teniendo éxito, y si no somos capaces de imaginarlo no seremos capaces de conseguirlo.

Atreverse a intentarlo es básico, fundamental, el origen de todo. Y el miedo a lo desconocido su peor enemigo. Intentar es hacer algo por primera vez, es hacer lo que no sabemos hacer, es sentirse perdido. Atreverse a fallar es necesario para poner toda la carne en el asador. Aunque nos atrevamos a intentarlo, si no nos atrevemos a fallar haremos solo lo que sabemos hacer, y eso dificulta mucho el camino hacia la maestría. Fallar es parte del camino, y es la parte más larga. Atreverse a conseguirlo, algo que parece tan fácil y que, lejos de serlo, se convierte en un gran muro difícil de saltar. Visualízalo, créetelo, y persíguelo hasta hacerlo realidad. Siéntete capaz y algún día lo conseguirás.

Atreverse es moverse, actuar. Y es la acumulación de esos movimientos, mediante el aprendizaje continuo, lo que nos lleva a conseguir nuestras metas. No hay nada peor que quedarse quieto. Atrévete a intentarlo, atrévete a fallar, y atrévete a conseguirlo. En ese orden.